La mejor isla de Europa 2018+ info
Continuar descubriendo

 

Naturaleza

La naturaleza de las islas es mágica. Despierta todos los sentidos, a través de sus múltiples tonalidades verdes, el dulce canto de los pájaros, el agua dulce que fluye en las levadas, el olor a flores y la tierra húmeda. Aquí se respira tranquilidad, en los paisajes que te permiten meditar, estar y sentirte vivo.

 

La naturaleza es variada e incluye el Bosque Laurisilva, Patrimonio Natural de la Humanidad (UNESCO), flores y pájaros raros, acantilados y senderos interminables, poios (campos madeirenses) agrícolas y picos envueltos en nubes, donde se puede practicar senderismo, correr y practicar deportes extremos.

 

Existen bahías y penínsulas serenas, fajanas junto al mar, islotes e islas desiertas que protegen a los lobos marinos, reservas naturales con cascadas, parques y jardines de flores. Representa la verdadera sintonía con la naturaleza, presente en toda la isla.

Naturaleza

Actividades

Se pueden llevar a cabo varias experiencias en la naturaleza, como caminatas por levadas y cascadas en el bosque de Laurisilva, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Al caminar a través de los picos más altos de Madeira, sentirás la adrenalina a medida que sube por encima de los 1,000 metros de altitud. Hay interesantes formaciones rocosas a lo largo de la ruta de la península de São Lourenço, donde puedes terminar el día con un chapuzón en el mar.

Naturaleza

Parque Natural

Madeira también es conocida por la variedad de sus jardines y parques, cuidadosamente mantenidos y apreciados por los lugareños y visitantes. El clima subtropical permite la supervivencia de una gran variedad de flores, plantas y árboles de todo el mundo, cuyos aromas y colores le dan a la isla un encanto natural. Aves del paraíso, magnolias, anturios, orquídeas… siempre hay flores por brotar, en cualquier estación.

Naturaleza

Jardines y Parques

Madeira también es conocida por la variedad de sus jardines y parques, cuidadosamente mantenidos y apreciados por los lugareños y visitantes. El clima subtropical permite la supervivencia de una gran variedad de flores, plantas y árboles de todo el mundo, cuyos aromas y colores le dan a la isla un encanto natural. Aves del paraíso, magnolias, anturios, orquídeas… siempre hay flores por brotar, en cualquier estación.